Galería

Sobre mi libertad de prensa

Pues el otro día rezaba la efeméride que se celebraba el Día de la Libertad de Prensa. ¡Di tú! Este bló ya cuenta con un post sobre la libertad y sus boberías adyacentes, así que ahondar en ese asunto es como llenarse las manos de espuma. Sólo apuntar muy vagamente que me alegran sobremanera los blogs que nacen de la mano de amigos, van zafándose cadenas con cada post.

A mí me hablan de la libertad de prensa y como un rayo me ataca un recuerdo. Después podrán venir unos cuantos gilbertos y conversarme acerca de la escuela de Frankfurt y de la industria cultural, me da lo mismo, solo tengo una historia para ellos. Como reporta el Aldeano: ” Yo no te puedo hablar de socialismo ni de Lenin, yo te puedo hablar de cuánto vale un par de tenis…”

Nada, que fui yo un tibio estudiante de periodismo y en enero de 2005, con los pies en Cuba, me tocó caminar por los pasillos de Juventud Rebelde, felicidad incomparable. Estaba en la Poma, y con esa certeza que no me dejaba ver más allá de mi nombre bajo un titular me metí a hacer una entrevista. Así las cosas, érase un hombre a una entrevista pegado. Una entrevista a Andrés Simón, se acuerdan de él? Si coño, el corredor de 4×100 metros planos en Barcelona 92, señores. Ese guantanamero más negro que un totí es el único cubano que le ganó alguna vez al hijo del viento, Carl Lewis. En fin, que la entrevista pretendía localizarlo, saber de sus días y rememorar algunas cosas. Fue así como el hombre me narró, entre otras anécdotas, cómo en vísperas de la carrera contra Lewis, su entrenador le dijo: “Negro, sabes que llamaron de La Habana y dicen que si le ganas al yuma te van a dar un departamento en el Vedado.” Sonreía Simón contándome que al situarse en la línea de partida, listo para correr los 60 metros planos bajo techo más importantes de su vida, él ni siquiera miró a su lado. No le importaba que el semidios del atletismo mundial fuese a competir con él, no. Simón centró su vista en la meta, “compadre, yo lo único que veía era la puerta del departamento y pa allá corrí!” Hacia el departamento corrió, y así ganó la carrera, mira tú.

Una vez redactada la entrevista, cualquiera que la revisaba pues celebraba el fragmento del departamento. Era, para todos, la mejor parte del texto. Bueno, que así me satisfizo el trabajo y así lo entregué para que tomara camino de ser publicado en el dominical. Y la entrevista salió! Daba vértigo ver una página completa del Juventud Rebelde con un texto propio, y el nombre de uno ahí metido, compartiendo papel con José Alejandro Rodríguez, Luis Sexto, Ricardo Ronquillo. Todo muy bonito, todo muy nice. Nacían flores en los quioscos y blancas palomas adornaban el cielo.

Y la parte del departamento no salió publicada, algún imbécil la quitó de la entrevista!!

No hubo una explicación, nadie me supo decir. Ni nunca supe explicar lo que ese día sentí dentro.

Y a Simón le pareció una excelente entrevista……………

Anuncios

4 Respuestas a “Sobre mi libertad de prensa

  1. jejejejeejj que bueno está eso Kpi, a mí que me digan ñoña,Cira Bianchi la anecdótica , pero sigo creyendo que los mejores post son esos en los que
    narramos hechos padecidos en carne propia…me gustó sin mucha muela bizca de la que yo doy que ya la gente se sabe de memory….

  2. Kpi, hermano, recuerdo eso. Es una lastima lo que llevo viendo por mas de 1 mes, el pobre Simón tiene un carro, no se si lo viste alguna vez, es un Peugeot, y esta roto. En varias ocaciones iendo hacia el trabajo por la mañana he tenido que ayudarlo a empujarlo, porque lo tiene que sacar del parqueo antes de las 8 y no camina si no es por la via empuje, he visto mas de 10 mecanicos metiendole las manos al carro, perece que el negro Simón no tiene dinero para pagar lo que cuesta el arreglo y ha estado buscando algun mecanico que le pida una suma posible para el. Que se supone que puede hacer un deportista humilde y pobre como este cuando necesita reparar su carro y lo que cuesta no tiene de donde sacarlo?.. Son cosas que nos gustaria saber y poder entender. El cubano a veces está obligado a llegar al límite… a veces nos acomplejamos y eso es malo… ¨Amor no ciega hombre con corage.¨ Como diria Karel. La buena noticia es que hoy vi a Simón manejando su carro por primera vez desde hace mas de un mes a eso de las 8 saliendo del parqueo… Me alegro mucho por el… que habrá hecho? ojala nada malo, jejeje. Un abrazo mi hermano.

  3. Kpi, esto esta muy bien escrito, y me llena de orgullo de ti. Ademas, es muy valido como anecdota. No dejes de decir, que tienes qué y sabes cómo!

  4. Claro que imagino lo que sentiste por dentro y por qué a Simón de todos modos le pareció una genial entrevista….no aprenderemos Kpi, no aprenderemos a entender por qué rayos pasan esas cosas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s