Galería

Las aguas retoman su nivel

Delicioso fin de semana para ver fútbol fue este que recién terminó. Las tres ligas más poderosas del planeta guardaban enfrentamientos para nada intrascendentes. En España, el Barcelona visitaba al Sporting de Manolo Preciado que el año anterior le birló 2 puntos a los catalanes en un partido similar. El Real Madrid en cambio voló a la Ciudad Condal, pasó con alivio por el costado del Camp Nou y siguió rumbo a Cornellá, donde enfrentaría al bullicioso Espanyol. Por las islas británicas el derby londinense atrajo toda la atención, con un Arsenal que este año no ilusiona a nadie frente al siempre atractivo Tottenham Hotspur. Y en el Calcio italiano chocaron los dos grandes de la península, el AC Milán y la Juventus. Los de la Vecchia Signora pretendían recuperar lo que por historia les pertenece, la primera posición en la tabla.

Desglosaré lo sucedido, que no es poco.

La Liga española, o Liga BBVA, durante el mes de septiembre regaló jornadas de gloria a equipos teóricamente pequeños. Clubes como el Betis o el Levante disfrutaron del liderato, gracias a un arranque impetuoso y a los puntos que Barcelona y Real Madrid se dejaron en par de encuentros. No es primera vez que esto sucede, la preparación física de los clubes de menor presupuesto se centra en conseguir sus mejores resultados durante la primera vuelta del campeonato, para así lograr su primer objetivo que es la permanencia en la categoría. No obstante, ya ayer domingo la tabla de clasificación en España comenzó a retornar a la normalidad. El Barcelona de Pep Guardiola, plagado de bajas por lesiones, tuvo que enfrentar a un correoso Sporting en Gijón, dándole los galones de mediapunta al jovensísimo Thiago Alcántara. Este chico está para grandes cosas, como si no hubieran más cracks en Can Barça, ahora se suma otro. Thiago dio una clase magistral de cómo se juega al fútbol en el centro del campo. Con sus 19 años tiene una calidad enorme, para hacer regates a la altura del mismísimo Ronaldinho o meter un pase tan preciso como Xavi. ¿Levantará el Balón de Oro en unos años? Si Messi se lo permite pues sí. El Barça, fallón en la definición, durante la 1ra mitad marcó un gol con Adriano jugando de extremo derecho (mérito a Pep por cambiar su sistema de juego siempre con éxito) y sufrió en el  2do tiempo las embestidas de un sorprendente Sporting.  Al final los culés se llevaron tres puntos que pueden valer una Liga y experimentaron también que un contrario les puede poner en apuros más por la disposición táctica que por el nombre de sus jugadores. En fin, que el liderato del campeonato español volvió a ser culé.

Detrás jugó el Real Madrid. Para qué esperar oposición de un Espanyol más anticulé que espanyolista en sí. Y no es que lo diga yo amigos, basta con preguntarle a los hinchas periquitos qué prefieren, 3 puntos para ellos y que el Barça saque ventaja al Real Madrid o perder y que los blancos le pisen los talones a los azulgranas. Verán la respuesta. No obstante, los jugadores del entrenador argentino Mauricio Pochettino asaltaron el arco de Casillas en más de una ocasión. Es cierto que el encuentro terminó 4 por cero a favor del merengue con todo un hat trick del resucitado “Pipita” Higuaín, pero sinceramente yo esperaba un partido más plácido para la línea defensiva de Mourinho. Equipos modestos como el Espanyol o el Levante, que no les cabe una publicidad más en la equipación, no deberían registrar ni un disparo a puerta frente a la millonaria muralla de Carvalho, Varane, Sergio Ramos, Arbeloa o Marcelo. Pero del fútbol son las cosas. El Mou Team sigue siendo más de lo mismo del año pasado, un equipo que cuenta como único recurso de juego el contragolpe y el viejo San Iker Casillas para apagar el fuego. Mourinho comentaba en una rueda de prensa que él no podía poner a jugar juntos a Xabi Alonso y Granero, por un problema de sistema de juego. ¿A quién prefiere el portugués entonces? Pues a Khedira. Y si el esperado Nuri Sahin vuelve de su eterna lesión y se convierte solamente en alternativa de Xabi y no su compañero de juego pues se irán al traste las esperanzas de cualquier madridista que añore un juego vistoso y de posesión de balón en su equipo. Pero bueno, falta mucha liga y lo cierto es que el Real Madrid está a solo un punto de la cabeza de la tabla. Las aguas toman su nivel y, como siempre, el torneo terminará decidiéndose en los enfrentamientos directos, en los clásicos, en el Camp Nou y en el Santiago Bernabéu.

La Premier League siempre es un gustazo verla, no cabe duda. Ya sea por los espectaculares estadios, el impecable césped o el empeño de todos los equipos en atacar hasta el último minuto de juego. Este domingo se disputó el partido que paraliza a la capital de Reino Unido. Todo Londres estuvo pendiente de lo que sucedió en el White Hart Lane, donde el Arsenal de Wenger llegó de visitante a tratar de encadenar triunfos, luego de su victoria en Champions League frente al Olimpiakos griego. Delante, el Tottenham Hotspur de Harry Redknapp esgrimiendo al fantástico extremo galés Gareth Bale como daga letal en su ataque, al nómada Adebayor como torre delantera enfrentando a su ex equipo y a un Rafa Van der Vaart que luce su fútbol espléndido lejos del Real Madrid que le vendió (para luego comprar a un Granero que no juega).  Sigo sin explicarme por qué Wenger hace tantas rotaciones sin sentido en su equipo, debió mantener la alineación de la Champions, esa que le dio los tres puntos con un André Santos decisivo por el costado izquierdo. Sin embargo, cambió jugadores y perdió el partido frente a los Spurs. Van der Vaart abrió la cuenta con una tremenda volea y, aunque Ramsey empató para los Gunners, el gol de Kyle Walker enterró cualquier esperanza de que el Arsenal se mantuviera por la senda del triunfo.  Sigue el Manchester United entonces comandando la tabla junto a su vecino Manchester City, esperamos ese derby como cosa buena.  A ver si los petrodólares dan un golpe en la mesa y cambian el orden del campeonato o siguen los diablos rojos comiéndose todo el pastel.

He dejado para último el Calcio italiano. Desde aquél año 2006 marcado por el escándalo del Moggigate, los descensos de la Juventus y la Fiorentina y la lograda Copa del Mundo en Alemania, el fútbol de Italia enamora cada vez menos. Las pésimas políticas de contrataciones de los clubes, sumado a la escasez de talento joven nacional ha convertido a la otrora imponente Serie A en un campeonato decadente y aburrido. En 2010 parecía que con el Inter de Mourinho volvían a estar en la pelea, pero nada más lejos de la realidad. El portugués, fiel a sus principios, dejó tirado a los de Milán y se fue tras los euros de Florentino Pérez. Esto significó para el fútbol de la península adriática volver al fondo del pozo.   Los optimistas tenemos esperanza en el nuevo proyecto de la Roma que, con Luis Enrique al frente, parece buscar un camino sólido y moderno para alcanzar el éxito. Solo deseamos paciencia para la directiva del club romano y determinación a la hora de conseguir lo que demande el técnico. Esa puede ser la luz del Calcio, debe ser la Roma porque si esperamos por el Milán o la Juventus nos saldrán las mismas canas que ya comienzan a aflorar en alguno de los jugadores de estos clubes. El partido de ayer entre estos dos gigantes prometía mucho y resultó ser una basura. Berlusconi ya definitivamente perdió la cordura la decir que el Milán juega mejor que el Barcelona… está totalmente loco! Un despropósito fue lo que se vio ayer en Delle Alpi, ninguno de los dos equipos hilvanaba una jugada coherente en ataque, Zlatan Ibrahimovic parecía estar maniatado por los silbidos de su antigua fanaticada… y a vejetes como Cassano, Pirlo, Inzaghi o Del Piero qué se les puede pedir? La Juventus da tristeza, exactamente eso. De aquél seleccionado que ponía a temblar a Europa en los sorteos de Champions League por allá por el 2005 a este, pues hay una diferencia abismal. Su política de fichajes ha sido nefasta hasta el punto en que  jugadores con nombres tales como Marchisio o Krasic se erigen como los “cracks” del club. Aún así se llevaron la victoria y el liderazgo de la liga, registrando además en su 2do gol una de las jugadas más tontas del año: el fallo del portero milanista Abiatti frente a un disparo totalmente inocente de cierto jugador juventino. Para qué cronicar más, si para colmo el Inter cayó en San Siro con el Nápoli por 3 a cero. Un desastre.

Ahora se vienen los partidos de selecciones internacionales. Una vez las Ligas retomen sus actividades, veremos si se sigue manteniendo el actual orden en cada campeonato o sucede lo inesperado. Veremos…

Anuncios

3 Respuestas a “Las aguas retoman su nivel

  1. Viva Fidel, Camilo y el Ché. Libertad para los 5 y hasta la victoria siempre!!!!!!!!

  2. Yomismo gracias por comentar en mi blog. Lamentablemente te equivocaste de post, porque este trata netamente de asuntos futbolísticos. En todo caso, ya que lo dejas dicho, difiero totalmente de cada una de tus palabras. Saludos.

  3. jajajaja! Compadre, me alegra saberte bien y ver que todavía mantienes el “espíritu de combate” ¿por dónde andas ahora? Casi toda la vieja tropa anda por lajovencuba.wordpress.com
    Nos alegrará verte.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s