Galería

Lo que necesitamos para ser felices

El 15 de octubre de 2011, a las 01:00 am, llegué de visita a Miami. En aquella madrugada calurosa y húmeda, bajando del autobús, sentí que había arribado al final de un camino, uno más largo y extenuante que aquél de Texas al sur de la Florida.  De súbito, se desvanecieron todas las preguntas que por años habían cumplido la misión de atormentarme sin tregua. Poder pisar esa tierra, respirar el aire del “Lugar”. Miami metió la mano y me desordenó el puzzle.

Pude asomarme, unas horas después, al balcón de un departamento en Brickell Key. Giré la cabeza a la derecha sobre la bahía y el dinosaurio aún estaba allí, encendido en verde, blanco y azul, formando torres de vidrio y metal, el downtown de la capital del exilio cubano! Un panorama así me tuvo redefiniendo algunas cosas, amigos. ¿Qué había hecho yo en lo vivido para llegar a esa vista? ¿Por qué había dado mis pasos? ¿Cuál era la lectura de aquella escena? La respuesta la tuve al instante, fue fácil deducirla: Creí, yo creí en esa vista desde adentro, desde siempre… y esa fe me llevó a hacer lo que me tocaba hacer sin ponerme un solo pero.

En aquella ciudad de juguete, concluí que ciertas tentaciones conmigo no van. No tengo nada que ver, definitivamente, con una mansión y sus tapices de terciopelo. Tampoco con esos autos que de tan solo mirarlos casi se manejan solos. No quiero una prisión de cristal y aire oxigenado para lo que se avecina. Prefiero priorizar muchos libros, una cancha de fútbol, una guitarra, quizá algún premio, tiempo libre y un garage común para formar una bandita de rock con mis socios y tocar allí.

Sabía que necesitaba a Miami para poder decantar estas cuestiones, para poder elegir. Por eso mis pasos me llevaron allí. Porque, hasta este punto siempre anduve adoleciendo algo, quizá a ustedes les ha pasado. Digo,  en Cuba mi piel vivía a ras de suelo, el ocio se derramaba hora tras hora, podía detenerme… pero pero si quería correr, con qué hacerlo? Y una vez fuera de la isla, experimenté todo lo contrario… hasta llegar a Miami. Allí está mi palma real al lado de una autopista de 4 carriles por banda, allí está la calle asfaltada donde reina el buen olor del café, allí el art decó es libre a través de Miami Beach… allí han compartido el aire desde Wilfredo Cancio hasta Edmundo García, pasando por Ismael Cala. Allí gané otro gran amigo, para lo que me resta…

La certeza de todo esto es total, no queda espacio ni pa un grano de arena. La fe es el motor, me cuido de revisarme bien los deseos para seguir tomando decisiones, eligiendo, sin que me tiemble el pulso. Allí está Miami para observarla admirado, para entender a esa vilipendiada ciudad cubana con orgullo, sobre los Estados Unidos. Y allí seguirá, dispuesta a que decantemos desde dónde la vamos a vacilar, desde dónde vamos a comprender que todo lo que necesitamos para ser felices está a la mano y a precio también de valor. A mi me gustaría, a esta hora de la madrugada, vacilarla desde un bote en su bahía, con una cerveza en la mano y la gente que quiero felices.

Anuncios

5 Respuestas a “Lo que necesitamos para ser felices

  1. lo que necesitamos para ser felices…

  2. gracias por llegarte al mío. No sé cómo he encontrado el tuyo, pero me ha gustado. Me tendrás, a la caza de un nuevo post tuyo…

  3. Me parece un texto genuino y ameno… Bien por ti y por nosotros!

  4. Yeny Armas Méndez

    Siempre influenciados por esta maldita circunstancia del mar por todas partes.. que hacer?? no se le puede quitar a Atlas el peso del mundo.. ni jugar con el Rayo de Júpiter.. simplemente se trabaja en eso de “construir tu propio diamante” … y entre vueltas y ademases el agua moja tus pies.. el viento despeina tus cabellos.. hay cosas que nunca cambian.. lo importante es no perder la FE.. Felicidades!! brillante interpretación.. 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s